El anodizado de perfiles de aluminio sin punto de contacto – 1ª parte

Desde los inicios del anodizado, se han buscado sistemas de contactación del aluminio que permitan un buen paso de la corriente eléctrica y mantengan una seguridad para evitar los problemas de los rechazos.

A estas exigencias mínimas se ha añadido en los últimos años el deseo de tener unas zonas de contacto reducidas al mínimo, de forma que permitan el máximo aprovechamiento del perfil.

Este problema lo tienen resuelto las empresas que anodizan en una planta vertical montando los perfiles en los bastidores, de la misma forma que se realiza en las empresas de Japón, contactando automáticamente los perfiles únicamente por uno de sus extremos mediante una serie de pinzas especialmente diseñadas para dicha función. (Imagen 1 y 2) .

punto de contacto1

Estas pinzas son de acero inoxidable y tienen como elemento común una zona de contacto (lengua) en cobre.

La particularidad es que, en las plantas verticales, todos los niveles de los líquidos en los diferentes baños del proceso tienen la misma altura y cinco centímetros de cada perfil no entran en los líquidos (imagen 3).

punto de contacto2

Al final del proceso, estos cinco centímetros serán cortados automáticamente y así, finalmente, se obtiene un perfil de aluminio sin ninguna marca de contacto.

Si realizamos un cálculo sobre el coste de reciclar estos cinco centímetros perdidos, encontramos que esta pérdida sólo representa un 0,3% del coste de la barra de aluminio, un precio que, según nuestra opinión, resulta muy aceptable para obtener una barra de seis metros sin marca.

El sistema más común para fijar un perfil a los bajantes de aluminio ha sido desde su inicio el alambre. En los años 80 se presentaba el problema conocido como “la marca del alambre”, donde se observaba una zona brillante (orange peel effect) entre el alambre y el perfil.

Este problema ha desaparecido en la actualidad con la introducción del alambre ALMELEC y los matizados de larga duración como el ALSAT FLASH MATT que controlan el contenido de zinc en los baños de matizado. El ALMELEC de 3 mm es, para las plantas de anodizado, un alambre con una aleación muy idónea debido a su composición con los siguientes contenidos de aleantes:

  • Magnesio 0,80% máx.
  • Silicio 0,70 % máx.
  • Hierro 0,50 % máx.

Asimismo, el ALMELEC posee unas cualidades mecánicas, que permiten su reutilización de dos a tres veces y, su buen comportamiento eléctrico, le permite conducir excesos de corriente durante períodos de tiempos cortos. El contenido del zinc en esta aleación está limitado a 0,10% máx., aunque durante los años 80 había que buscar partidas de producción que respetasen este valor ya que, sólo con un contenido bajo en zinc, se obtenía un perfil sin “marca de alambre”.

Una curiosidad en la aplicación de este alambre ha sido el montaje por tensión de dos perfiles en paralelo, separados 10 centímetros por tres bajantes en forma de pletina, con una distancia entre ellos, aproximadamente, de dos metros (imagen 4).

punto de contacto3

Los puntos de contacto sobre el perfil prácticamente no son visibles a una distancia de tres metros.

Los anodizadores y las empresas que se dedican a ello han inventado o elaborado a lo largo de los años una serie de accesorios que hoy en día permiten realizar montajes de perfiles de aluminio sin “marca visible” o sin cortar los cinco centímetros de los extremos del perfil ya que, por razones decorativas, éstos no son aprovechables.

¿Cómo montamos tubulares?

En el mercado encontramos que cerca de un 30% de los perfiles destinados a la construcción son tubulares. Aunque aparentemente es fácil realizar un buen contacto en el interior de un tubo, hay que tener presente que este contacto eléctrico debe ser fuerte y, bajo ningún concepto, se puede desplazar de su posición original cuando sale del baño de anodizado por el peso del electrolito retenido en su interior. Un ligero movimiento del tubo puede causar posteriormente problemas en la coloración electrolítica.

Existen dos sistemas principales de contactación eléctrica por el interior de un perfil tubular.Mediante alumbrón-pletina de aluminio flexible (imagen 5) o utilizando pinzas de plástico de diseño especial (imagen 6).

punto de contacto4

El alumbrón o pletina se debe fijar en las bajantes. Para eso existen apretadores especiales,
(imagen 7).

punto de contacto5

En el caso de pinzas de plástico de diseño especial, éstas sólo se pueden utilizar colocando los perfiles de aluminio en una espina soldada, tal y como se muestra en la imagen 8.

Asimismo, en muchos perfiles se puede también realizar esta contactación sólo por uno de los extremos, utilizando uno o dos soportes de polipropileno como apoyo, (imagen 9).

punto de contacto 6

El agujero dentro de la placa de PP debe terminar en una arista para no dejar marcas sobre los perfiles en el anodizado y, en su caso, durante el posterior proceso de coloración. En la segunda parte de este artículo trataremos de los múltiples accesorios que están el mercado y de las diferentes técnicas de aplicación para dejar los perfiles con una buena contactación pero sin presencia de marcas visibles.